Cómo Reconocer a una Familia Disfuncional

CompartirCompartir




Imprimir entrada
¿Cómo reconocer a una familia disfuncional?

EL impacto de las tecnologías de la comunicación aunado a la penetración de la globalización “en parte” son responsables de actitudes, gustos y hábitos que van en detrimento de la decencia, las buenas costumbres y, por ende, del bienestar familiar. Pues, hoy los casos de familias disfuncionales son mayores.

familia,familia disfuncional,problemas familiares,disfuncionalidad


Cabe acotar, en este sentido, que la disfuncionalidad en una familia no viene determinada por únicamente factores exógenos atinentes al origen social de la misma ni a aspectos financieros o factores  intelectivos, por ejemplo, si el grado de instrucción de cada uno de los padres. Sin embargo, a según de los estudiosos del fenómeno, sí pueden tener su origen en aquellos casos donde hay padres codependientes, enfermedades mentales o adicciones agudas a sustancias alucinógenas o estupefacientes.

Hay que aclarar que el concepto de familias disfuncionales es de data reciente cuando después de muchos años se permitió la práctica de terapias familiares en vista al escepticismo o mal interpretación que había con relación al término, entendiéndose como una intromisión en el ámbito privado de la familia.

Características de una familia disfuncional
Existen indicios que sirven de datos reveladores sobre si una familia es o no disfuncional o está en vías de serlo. Por ejemplo:

La división interna entre los miembros, y que se refleja en la falta de empatía y(o incomprensión hacia uno de sus miembros; a diferencia del trato contrario hacia otros.

La negación. Aquí entendida como la incapacidad de reconocer las conductas abusivas dentro del grupo familiar, sea por mecanismo de defensa o por naturalizar tales prácticas.

La intolerancia a la diferencia. Por ejemplo, cuando se señala, juzga y sentencia hasta marginarlo a un miembro por el solo hecho de pensar distinto al resto, a la mayoría.

La presencia de los celos injustificados y, en este sentido, el afán de dominio de uno sobre el otro.

Casos de violencia doméstica física o verbal entre padres que no se separan cuando sí lo deberían.

Cuando los niños no hablan de sus padres ni su hogar e incluso ni llevan de visita a amigos del colegio.

Cuando la práctica del adulterio y la promiscuidad empieza a hacerse normal en la pareja.

Las familias disfuncionales necesitan de un especialista para tratar su caso, para dar cuenta de que existe una anomalía que requiere de solución lo antes posible hasta que sobrevenga lo peor, como el suicidio de una de las partes, a fuga e incuso el asesinato. 







loading...

0 comentarios: